ARTÍCULO 1º DE LA LEY DEL SAT, FUNDAMENTO ESENCIAL DE LA COMPETENCIA DE LA AUTORIDAD FISCAL.

Es de todos conocido, que el acto de autoridad que cause molestias al particular, debe cumplir con las exigencias de fundamentación y motivación, tuteladas por el diverso 16 Constitucional.
Entiéndase por fundamentación, la cita del precepto legal aplicable al caso concreto, y motivación, las razones, motivos o circunstancias especiales que llevaron a la autoridad a concluir que es necesario ejercer en contra del particular determinado acto, lo anterior habrá de plasmarlo en el documento que al efecto emita.

Ahora bien, si la autoridad no cumple con la obligación impuesta por el Constituyente, al dictar sus resoluciones, es indudable que se actualiza una violación al derecho fundamental, y en consecuencia su acto se torna ilegal, siendo nulo y no causando efecto legal alguno.

Sin embargo, una vez dictada la resolución de la autoridad fiscal, habrá que buscar la declaratoria de nulidad de los mismos, empleando los medios de defensa al alcance de los gobernados. (en otra colaboración haré un síntesis de los medios de defensa en materia fiscal, y los actos ante los que procede su ejercicio).

En los actos emitidos por las autoridades adscritas al Servicio de Administración Tributaria, hasta finales del año 2010, ni las administraciones locales de auditoría fiscal, ni la administración central de fiscalización estratégica, fundaban su competencia material en el artículo 1º de la Ley del Servicio de Administración Tributaria, empezaron a dar cita de dicho precepto legal en sus resoluciones, en fecha reciente, todos sus actos únicamente los fundaba en el artículo 7o de la Ley en estudio.
Esas autoridades son encargadas de fiscalizar a los contribuyentes, emitiendo ordenes de visita domiciliaria, revisión de gabinete, y sus relativas determinaciones de créditos fiscales, con lo que fincaban un crédito fiscal a cargo de los auditados, quienes en todos los casos, están imposibilitados para cubrir las exageradas cantidades que en numerario le fueron determinadas, por lo que generalmente nos inconformamos, haciendo uso de nuestro derecho, promoviendo el medio de defensa que corresponda, haciendo valer en él, las irregularidades y violaciones cometidas por la autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Por tanto, es importante mencionar que la omisión de la autoridad en la cita de un precepto legal o reglamentario en el oficio que contenga el acto de molestia, que le otorgue facultades y resulte aplicable al caso particular; constituye una transgresión a la norma fundamental y tributaria, en perjuicio de los contribuyentes.

En esa inteligencia, si la autoridad fiscal dependiente del Servicio de Administración Tributaria, al emitir su acto de molestia, no fundo su competencia material, en el diverso 1º de la Ley que crea dicho órgano desconcentrado, y que menciona su naturaleza jurídica, y decreta que tendrá las atribuciones y facultades que la misma señala, es claro que la autoridad no fundó su competencia material, pues no acreditó en forma fehaciente que tiene conferidas las atribuciones que pretende ejercer.

En el presente análisis observarémos que, el Servicio de Administración Tributaria está regulado en cuanto a su función pública en su ley, la que establece su razón de ser así como la forma de llevar a cabo su actividad.

Misma que se delimita en los artículos 1º, 2º y 7º, que en la parte que nos interesa establecen:
Artículo 1. El Servicio de Administración Tributaria es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con el carácter de autoridad fiscal, y con las atribuciones y facultades ejecutivas que señala esta Ley.

Artículo 2. El Servicio de Administración Tributaria tiene la responsabilidad de aplicar la legislación fiscal y aduanera con el fin de que las personas físicas y morales contribuyan proporcional y equitativamente al gasto público, de fiscalizar a los contribuyentes para que cumplan con las disposiciones tributarias y aduaneras, de facilitar e incentivar el cumplimiento voluntario de dichas disposiciones, y de generar y proporcionar la información necesaria para el diseño y la evaluación de la política tributaria.

Artículo 7. El Servicio de Administración Tributaria tendrá las atribuciones siguientes:I. Recaudar los impuestos, contribuciones de mejoras, derechos, productos, aprovechamientos federales y sus accesorios de acuerdo a la legislación aplicable;…XVIII. Las demás que sean necesarias para llevar a cabo las previstas en esta Ley, su reglamento interior y demás disposiciones jurídicas aplicables.

Como se puede observar, al Servicio De Administración Tributaria se le faculta para realizar actividades de fiscalización que originalmente pertenecen a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en relación con los contribuyentes, funciones que le fueron delegadas precisamente de un proceso legislativo, al confeccionarse por el legislador ordinario la denominada Ley del Servicio de Administración Tributaria.

El proceso legislativo es una facultad Constitucional del Congreso de la Unión conforme al artículo 73 y otros aplicables y en su caso conforme al artículo 31 fracción IV Constitucional, son obligaciones de los mexicanos contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como del Distrito Federal o del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes.

Lo anterior significa que se debe actuar en materia tributaria conforme a lo que dispongan las leyes, las que establecen límites a las autoridades, no permitiendo actuaciones arbitrarias o excesivas, ya que se estaría violentando un ordenamiento supremo como lo es nuestra Carta Magna, y la propia Ley del Servicio de Administración Tributaria, en franca contraposición al principio de Reserva de Ley y Supremacía Constitucional.

Lo anterior nos sirve para conocer y establecer que el Servicio De Administración Tributaria órgano desconcentrado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, sólo tiene las facultades que las leyes le delegan y en ningún momento se convierte en una autoridad fiscal independiente, conforme se aprecia de la legislación tributaria, por lo que esa autoridad fiscal no puede hacer lo que a su juicio o raciocinio considere, pues su actividad se concreta a poder realizar las funciones que por medio de la Ley del Servicio de Administración Tributaria, le fueron concedidas. Por lo que es incontrovertible que al emitir sus actos, la autoridad fiscal debe citar el artículo 1º de la Ley del SAT, al momento de fundar y motivar su actuación, señalando como base de su fundamentación dicho precepto, en el oficio que contenga su resolución.

Asimismo, cabe señalar que el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación estableció jurisprudencia en el sentido de que el SERVICIO DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA es un órgano desconcentrado, y que no tiene personalidad jurídica propia, y por lo tanto solo puede ejercer las facultades que se le otorgan en el artículo 1, 2 y 7 de la Ley del Servicio de Administración Tributaria. Veamos la tesis siguiente:

NATURALEZA JURÍDICA DE UN ÓRGANO DESCONCENTRADO DE LA SECRETARÍA DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO.- El artículo 31, fracción XI, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal establece que a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público corresponden, entre otras facultades, las relativas a la determinación y cobro de las contribuciones, funciones que había venido desempeñando desde el treinta y uno de enero de mil novecientos cincuenta y nueve a través de la Subsecretaría de Ingresos, pero mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el quince de diciembre de mil novecientos noventa y cinco, se promulgó la Ley del Servicio de Administración Tributaria, en la que se creó el Servicio de Administración Tributaria, al que le fueron otorgadas las facultades que desempeñaba la Subsecretaría de Ingresos, debiendo considerarse que ese nuevo órgano tiene, en cuanto a su naturaleza, características fundamentales que lo ubican dentro de la desconcentración administrativa. Ello es así, en primer lugar, porque el artículo 1o. de la ley que lo creó declara expresamente que el Servicio de Administración Tributaria es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; por otra parte, carece de personalidad jurídica propia, pues ningún precepto le confiere una distinta de la que corresponde a la dependencia centralizada; de igual manera, no goza de independencia para tomar decisiones de propia autoridad, aunque goza de autonomía de gestión y presupuestal para la consecución de su objeto y de autonomía técnica para dictar sus resoluciones, como lo establece el artículo 3o. de la citada ley, de donde se infiere que tiene un catálogo de atribuciones y cierta libertad para ejercerlas, lo que releva a su titular de la necesidad de consultar con su superior la totalidad de sus actos; asimismo, carece de patrimonio propio, ya que no existe declaración formal alguna de que goce de uno distinto del que corresponde a la administración centralizada, siendo por ello irrelevante que se le confiera una suma de recursos que le garantizan la suficiencia presupuestal y financiera para el logro de sus objetivos; por último, la ley le atribuye una esfera de competencia típicamente autoritaria, propia, indudablemente, de la administración centralizada. Por tanto, el Servicio de Administración Tributaria es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, sin que sea óbice a lo anterior que algunas de sus características sugieran, por su diseño, los marcos legales comunes a los organismos descentralizados, pues apreciadas en su integridad permiten concluir que dada su escasa trascendencia, no alcanzan a transformar su naturaleza de órgano desconcentrado.

Amparo en revisión 1310/99. Administraciones Inducomer, S.A. de C.V. 5 de junio de 2000. Unanimidad de diez votos. Ausente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo Jiménez. Novena Época. Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, tomo XII, septiembre del 2000, tesis CXLIII/2000, página 44.

Finalmente, me permito citar el siguiente precedente, a manera de robustecer los argumentos expuestos, el cual revela que no solo es necesario que la autoridad fiscal adscrita al Servicio de Administración Tributaria se limite a citar como base de su fundamentación, los dispositivos de su Reglamento Interior, pues ello es insuficiente, por lo que para dar cabal cumplimiento a la garantía de legalidad de los actos de autoridad, deberá citar además como parte de su fundamentación, los relativos artículos de la Ley del Servicio de Administración Tributaria, dicha tesis establece textualmente lo siguiente:

No. Registro: 41,644
Aislada
Época: Quinta
Instancia: Sala Regional del Norte-Centro I
Fuente: R.T.F.J.F.A. Quinta Época. Año VII. No. 75. Marzo 2007.
Tesis: V-TASR-XXX-2588
Página: 426

COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES DEL SERVICIO DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA.- RESULTA NECESARIO QUE SE PRECISEN, ADEMÁS DE LOS ARTÍCULOS DEL REGLAMENTO INTERIOR DEL SERVICIO DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, QUE CORRESPONDAN, LOS ARTÍCULOS RESPECTIVOS DE LA LEY, PARA LA DEBIDA FUNDAMENTACIÓN DE LA MISMA.- Del análisis de los artículos 2 y 7 de la Ley del Servicio de Administración Tributaria, se deduce, que dicha institución, tiene la responsabilidad de aplicar la legislación fiscal y aduanera, con el fin de que las personas físicas y morales contribuyan proporcional y equitativamente al gasto público. Asimismo, se le otorga la facultad de determinar las contribuciones omitidas y sus accesorios. Por tanto, las autoridades fiscales, dependientes del Servicio de Administración Tributaria, para fundar debidamente su competencia, están obligadas a citar las disposiciones de la Ley de la materia, que les otorgan dichas facultades y no es suficiente, que simplemente se invoquen artículos del Reglamento del Servicio de Administración Tributaria y del Acuerdo Delegatorio de Facultades, toda vez que, atento al artículo 133 Constitucional, la ley, que es producto del Poder Legislativo, jerárquicamente tiene primacía sobre el Reglamento y el Acuerdo Delegatorio y en consecuencia, para otorgar la seguridad jurídica al particular, frente a los actos de autoridad que afecten o lesionen su esfera jurídica, la autoridad está obligada a apoyar su acto en la ley que le autoriza a actuar en determinado sentido, característica propia del estado de derecho, toda vez que la autoridad sólo puede hacer lo que la ley le permite, con independencia de que en el Reglamento se le dé existencia jurídica a determinada dependencia y se le otorgue su competencia territorial en el Acuerdo Delegatorio de Facultades.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 2294/06-04-01-1.- Resuelto por la Sala Regional del Norte Centro I del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 14 de diciembre de 2006, por unanimidad de votos.- Magistrado Instructor: Pablo Chávez Olguín.- Secretario: Lic. Gerardo Alfonso Chávez Chaparro.

La observancia de estos criterios revela con precisión, que en todos los actos administrativos y de molestia, que al efecto emitan las unidades administrativas dependientes del Servicio de Administración Tributaria, deben ser sustentados en el artículo 1º de la Ley del Servicio de Administración Tributaria, el cual, como se ha indicado vincula al órgano desconcentrado, con la Secretaría de Estado, que tiene conferidas en forma primaria las facultades de fiscalización en materia de contribuciones federales.

Por lo tanto se reitera, si el límite de los actos emitidos por las autoridades dependientes del Servicio de Administración Tributaria, lo establece la Ley que crea al órgano desconcentrado, es de concluirse que dicha autoridad no puede excederse de ellas. La función del Servicio De Administración Tributaria es la de aplicar las leyes, fiscalizar, facilitar e incentivar a que cumplan con dichas leyes, pero al llevar a cabo sus facultades de fiscalización constituidos como actos de molestia, es obvio que su actuación debe cumplir con las exigencias establecidas en el artículo 16 Constitucional, de ahí que necesariamente debe apoyarse en cuando a la fundamentación de sus actos en facultades o artículos de la Ley del Servicio de Administración Tributaria que resultan aplicables, y que pueden ubicar a la autoridad fiscal, como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pues una actuación contraria, resulta violatoria de los derechos fundamentales del gobernado, al no permitirle conocer con exactitud, que la autoridad fiscal que lo sanciona, tiene conferidas las facultades que pretende ejercer.
De las relatadas consideraciones, se concluye que el acto de molestia emitido por las autoridades del servicio de administración tributaria, que no funden su competencia en el artículo 1o de la Ley del SAT, es ilegal y actualiza la causal de anulación prevista en la fracción IV de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo.

Estimados lectores, en las siguientes intervenciones, les proporcionaré un concepto de impugnación novedoso, en cuanto a competencia territorial de las unidades administrativas del servicio de administración tributaria, el cual sin duda apoyará para obtener una resolución favorable, en contra de los actos de autoridad que le generen molestia.

6 comentarios:

Lic. Alejandro dijo...

Muy buena aportacion Lic. Ruben, efectivamente las autoridades estan obligadas a fundar y motivar sus actos juridicos, sobre todo aquellos que generan una molestia en la esfera juridica o causan un estado de derecho; ahora bien su punto de vista proporciona un elemento muy importante que en todo momento debemos de observar al enfrentar un acto de molestia proveniente del SAT, siendo que tal como concretamente lo comentas esta autoridad tiene la obligacion de fundar y motivar como elemento escencial su competencia antes que cualquier otra cosa.
Valiosa aportacion que será aprovechada por tu servidor en futuras ocasiones y asesorias.

L.C. Ana Canseco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LC Eduardo Cruz Márquez dijo...

Estimado Lic. Rubén Pérez Ramos un saludo afectuoso, como sabemos la materia fiscal evoluciona día a día, lo que nos pone siempre alertas a fin de poder obligar a las autoridades administrativas a realizar en cada uno de los juicios de su conocimiento respecto de la indebida, incompleta, falta y/o ausencia de fundamentación de la competencia de las autoridades, o incompetencia en sí misma. Competencia que debe de revelarse en cuatro aristas de competencia, la material, espacial, por grado, y temporal, es ahí donde debe de centrarse la defensa y escudriñar vicios en la fundamentación de la autoridad a fin de poder convertir mediante la argumentación jurídica (agravios) tendientes a lograr la nulidad lisa y llana de conformidad con el Art 51 y 52 de la LFPCA

LC Eduardo Cruz Márquez dijo...

Art. 51.- Se declarará que una resolución administrativa es ilegal cuando se demuestren algunas de las siguientes causales:
……………….

El Tribunal podrá hacer valer de oficio, por ser de orden público, la incompetencia de la autoridad para dictar la resolución impugnada o para ordenar o tramitar el procedimiento de que deriva y la ausencia total de fundamentación o motivación en dicha resolución.

Cuando resulte fundada la incompetencia de la autoridad y además existan agravios encaminados a controvertir el fondo del asunto, el Tribunal deberá analizarlos y s alguno de ellos resulta fundado, con base en el principio de mayor beneficio, procederá a resolver el fondo de la cuestión efectivamente planteada por el actor.

Con ello se actualizaría la causal de anulación contemplada en el Art. 52 de la LFPCA:

Sírvase de adhesión y apoyo a lo que comentas, la siguiente Jurisprudencia.
Novena Época.
Tribunales Colegiados de Circuito.
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta.
Tomo XXV.
Abril de 2007
Página 1377.
Tesis VIII.3o. J/22.
Jurisprudencia.

COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS.- AL SER UN PRESUPUESTO PROCESAL CUYO ESTUDIO ES DE ORDEN PÚBLICO LAS SALAS DEL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA DEBEN ANALIZARLA DE OFICIO, SIN DISTINGUIR SI SE TRATA DE LA INDEBIDA, INSUFICIENTE O DE LA FALTA DE FUNDAMENTACIÓN DE AQUÉLLA. De la interpretación de las tesis jurisprudenciales P./J. 10/94, 2a./J. 99/2006, 2a./J. 57/2001 y 2a./J. 115/2005, publicadas en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Número 77, mayo de 1994, página 12 y Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomos XXIV, julio de 2006; XIV, noviembre de 2001; y, XXII, septiembre de 2005, páginas 345, 31 y 310, respectivamente, de rubros: "COMPETENCIA. SU FUNDAMENTACIÓN ES REQUISITO ESENCIAL DEL ACTO DE AUTORIDAD."; "COMPETENCIA DE LA AUTORIDAD DEMANDADA EN EL JUICIO DE NULIDAD. DEBE ANALIZARSE EN TODOS LOS CASOS POR EL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA."; "COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS. EN EL MANDAMIENTO ESCRITO QUE CONTIENE EL ACTO DE MOLESTIA, DEBE SEÑALARSE CON PRECISIÓN EL PRECEPTO LEGAL QUE LES OTORGUE LA ATRIBUCIÓN EJERCIDA Y, EN SU CASO, LA RESPECTIVA FRACCIÓN, INCISO Y SUBINCISO."; y "COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS. EL MANDAMIENTO ESCRITO QUE CONTIENE EL ACTO DE MOLESTIA A PARTICULARES DEBE FUNDARSE EN EL PRECEPTO LEGAL QUE LES OTORGUE LA ATRIBUCIÓN EJERCIDA, CITANDO EL APARTADO, FRACCIÓN, INCISO O SUBINCISO, Y EN CASO DE QUE NO LOS CONTENGA, SI SE TRATA DE UNA NORMA COMPLEJA, HABRÁ DE TRANSCRIBIRSE LA PARTE CORRESPONDIENTE."; se colige que cuando se analiza la competencia material, por grado o territorio de cualquier autoridad administrativa, entre las que se incluye a la fiscal, no cabe distinguir entre su falta o ausencia o una indebida o incompleta fundamentación, para que las Salas del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa estén obligadas a examinarla en forma oficiosa, toda vez que, como presupuesto procesal que atañe a la correcta integración de un procedimiento, es una cuestión de orden público, mayor aún en un procedimiento que concluye con una resolución definitiva que establece cargas fiscales a un particular.(Continúa)

LC Eduardo Cruz Márquez dijo...

...Lo anterior es así, ya que por imperativo del artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos la autoridad que lleva a cabo un acto de molestia, tiene la ineludible obligación de justificar a plenitud que está facultada para hacerlo, lo cual implica necesariamente que cuenta con competencia para ello en los tres ámbitos mencionados, es decir, por razón de materia, grado o territorio, expresando en el documento respectivo el carácter con el que suscribe y el dispositivo, acuerdo o decreto que le otorgue dicha legitimación, aun en el supuesto de que la norma legal no contemple apartados, fracción o fracciones, inciso y subincisos, pues en tal caso, debe llegar incluso al extremo de hacer la transcripción correspondiente del precepto en que funde debidamente su competencia, toda vez que la garantía de fundamentación consagrada en el citado artículo 16, lleva implícita la idea de exactitud y precisión en la cita de las normas legales que facultan a la autoridad administrativa para emitir el acto de molestia de que se trate, ya que sólo así podrá justificar si su actuación se encuentra dentro del ámbito competencial respectivo; de tal manera que si en un acto de molestia no se citan con exactitud y precisión las normas legales que facultan a la autoridad administrativa para afectar al gobernado, ese acto concreto de autoridad carece de eficacia y validez, en tanto que aquélla no proporcionó los elementos esenciales que permitan conocer si tiene competencia para incursionar en la esfera jurídica del particular, pues de lo contrario se le dejaría en estado de indefensión, toda vez que ignoraría cuál de todas las normas legales que integran el texto normativo es la específicamente aplicable a la actuación del órgano del que emana y en ese sentido, aun cuando la indebida, insuficiente o falta de fundamentación de la competencia de la autoridad generan la ilegalidad de la resolución administrativa en términos de la fracción II del artículo 238 del Código Fiscal de la Federación, vigente hasta el 31 de diciembre de 2005, cuyo contenido sustancial se reproduce en la fracción II del artículo 51 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, relativa a la omisión de los requisitos formales exigidos por las leyes; conforme al contenido y alcance del penúltimo párrafo de ese numeral, coincidente con el penúltimo párrafo del invocado artículo 51, las Salas del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa están obligadas a examinarla de oficio, al resultar ilegal el acto combatido, precisamente por la actuación o intervención de una autoridad que no acreditó tener competencia.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO.

almarosy33@ dijo...

AMIGO RUBEN.

Es agradable saber que estas escribiendo. Los que lo hacen podrían estar de acuerdo en que redactar no es fácil, pero en la materia legal debe ser primordial redactar y sobre todo, como tu lo mencionas fundamentar y motivar, por parte de la Autoridad, claro.

Te dejo mis felicitaciones y te invito a que no dejes de escribir, y si por este medio es la forma de trasmitir tus conocimientos, mucho mejor para que nos ayudes con tips legales y que la autoridad no se ensañe con los contribuyentes.

De mi parte sólo podría agregar a tu aportación que esta Ley de Servicio de Administración Tributaria garantiza el estricto cumplimiento de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, en sus Arts. 17 y 26.


ARTÍCULO 17.- PARA LA MAS EFICAZ ATENCION Y EFICIENTE DESPACHO DE LOS ASUNTOS DE SU COMPETENCIA, LAS SECRETARIAS DE ESTADO Y LOS DEPARTAMENTOS ADMINISTRATIVOS PODRAN CONTAR CON ORGANOS ADMINISTRATIVOS DESCONCENTRADOS QUE LES ESTARAN JERARQUICAMENTE SUBORDINADOS Y TENDRAN FACULTADES ESPECIFICAS PARA RESOLVER SOBRE LA MATERIA Y DENTRO DEL AMBITO TERRITORIAL QUE SE DETERMINE EN CADA CASO, DE CONFORMIDAD CON LAS DISPOSICIONES LEGALES APLICABLES.

ARTÍCULO 26.- PARA EL DESPACHO DE LOS ASUNTOS DEL ORDEN ADMINISTRATIVO, EL PODER EJECUTIVO DE LA UNION CONTARA CON LAS SIGUIENTES DEPENDENCIAS:
.
SECRETARIA DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO.

ESTO POR AQUELLO DE LA COMPETENCIA DE LAS SECRETARIAS Y PARA CONTINUAR CON LA FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN CORRECTA.

EN FIN, AMIGO. EL QUE SABE ERES TU Y YO SÓLO TE PUDE TRANSCRIBIR HUMILDEMENTE SÓLO 2 ARTICULOS.

TE LEO EN TU PRÓXIMO ARTÍCULO.CHAO.
C.P.ALMA ROSA SANDOVAL